jueves, 12 de julio de 2007

Ciberpunk 0.0

La luz sobre su cabeza era cegadora, notaba sus brazos, sus piernas y su torso apresados con bandas elásticas que le permitían ligeros movimientos pero que le impedían por completo ponerse de pie o girarse de la incomoda posición en la que se encontraba, tendido y con la espalda húmeda de lo que creía era su propio sudor.


Intento articular un "hola" pero de su voz solo salio un graznido seguido de una tos ronca y seca, ¿cuanto tiempo llevaba allí? no lo recordaba, la oscuridad de apodero de nuevo de el llevándolo a la dulce inconsciencia del desvanecimiento por sedantes, abrazando a los sueños a la vez que intentaba volver a la consciencia, algo no se encontraba bien allí, algo había pasado y quería saber que y donde se encontraba.

Ingrávido en el reino del sueño llego a su puesto de trabajo, “genial” pensó la parte consciente “no tengo otra cosa que soñar mas que con mi trabajo” la empresa que había heredado era la única con la patente del tipo de modificación para edificio que estaban aclimatados para la tormenta solar, patente que no solo le había reportado numerosos beneficios sino permitido a sus 30 años el licenciarse “honoris causa” en la facultad de arquitectura, aunque todo el merito no era suyo, tenia grandes personas cerca, el que era un muchacho vestido con una bata blanca y de afilados rasgos, que durante años había sido su correas de contención de clase 3 , fogonazos de recuerdos invadían su sueño con 2500 miligramos de valium liquido y el sonido de una sierra de corte hizo que abriese los ojos con un violento espasmo que fue reprimido por unas correas que fuertemente apresaban su pecho, muñecas, piernas y tobillos.

Con el retorno de la consciencia llego el retorno de la sensibilidad en el resto del cuerpo, le dolía la cabeza como si hubiese estado bebiendo durante toda la noche o como en uno de esos fogonazos de recuerdos alguien le hubiese suministrado una dosis mas alta de calmantes de la cuenta.

Con extrema dificultad levanto el cuello que crujió con el movimiento y miro mas allá de la cegadora luz que tenia encima, le costo bastante trabajo conseguir enfocar y el mundo a su alrededor solo era una mancha borrosa, joder como le hubiesen extraído las lentillas que tenia injertadas en los ojos los testículos de alguien lo iban a pasar realmente mal, intento mover un brazo y el horror se apodero de el cuando descubrió que le faltaba del codo hacia abajo del brazo izquierdo, lanzo un grito agónico y sordo que fue lo único que su garganta fue capaz de expresar.

Entonces comenzó a recordar lo que el dolor de cabeza le permitía, recapitulando fríamente, y volvió a recuperar el enfoque de la vista, al menos no le habían tocado los ojos, recordaba la fiesta de su cumpleaños en el Merchant, aquella pelirroja de curvas de vértigo acercándose entre amigos, colegas y compañeros de proyecto, debía ser amiga de alguien de los de dentro, la lista de invitados era cerrada para la fiesta privada que estaba celebrando en la planta de arriba, su interés por aquel accidente en el laboratorio de física y su finos y largos dedos acariciando las cicatrices casi invisibles de sus brazos sensualmente, chocar de pintas, demasiadas, alguien ofreciéndole drogas de diseño, la pelirroja peligrosamente cerca, tanto como para notar el olor de su piel y la excitación de su entrepierna, un taxi, champagne, pechos perfectos de pequeños pezones, sudor, gemidos, arañazos, mas champagne y ella haciendo preguntas que el alcohol de toda la noche hacia que soltase la lengua, preguntas sobre capacidades que nadie conocía que tenia, pequeñas alteración potenciadas por aquel accidente, preguntándole por las cicatrices que ella decía poder ver, vergüenza, un ardiente beso, una nueva copa de champagne y ella una vez mas lamiendo desde el lóbulo de su anillada oreja izquierda hasta su entrepierna, recordó haber tenido un orgasmo increíble, seguramente esa chica era una profesional con un implante en la lengua, visión borrosa, inconsciencia, el tacto de una camilla, luces de un pasillo, voces huecas y un tipo de afilados rasgos comprobando la dilatación de sus pupilas y sonriendo….



-El sujeto numero 8 ha despertado doctor- Dijo la enfermera pasándole un panel indicador al hombre de una edad aproximada a los cuarenta de afilados rasgos y barba incipiente.

El Doctor tomo el panel y tras ojearlo y sonriendo felinamente dijo -Espero que el Shock no nos lleve a la misma resolución que con los anteriores, adminístrale mas sedantes, esta tarde empezare con el, y ahora si me disculpas voy a dar buena cuenta de las peticiones de otro de nuestros invitados- le indico a la enfermera mientras apagaba y le devolvía el panel portátil donde estaban las constantes del sujeto de la cámara de al lado y se quitaba la bata blanca.


-Como desee- dijo la enfermera, tomando el panel entre sus manos.

El doctor salio de la habitación con el repiqueteo de sus zapatos italianos resonando detrás de el, cerro la puerta suavemente a su espalda y se dirigió al despacho del director del complejo Epsilon para darle el informe parcial del nuevo sujeto.

Mientras tanto en la cámara de observación la enfermera miraba fijamente al paciente numero a través de la ventana de Metacrilato Diamantino, al que en un ataque incontenido de rabia golpeo con el dorso del puño cerrando mientras dos lagrimas caían por sus ojos, mientras sin dejas de mirar fijamente al paciente numero ocho sus labios susurraron – Ocho años odiándote y ahora por fin pagaras por ello… mi querido D…- el paciente se revolvía como en sueños, intentando huir de algo, de alguien, atrapado en una pesadilla sollozando, sufriendo en sueños y llorando mientras dormía y balbuceaba palabras incomprensibles, ella disfrutaba enormemente con verlo así, de modo que aumento ligeramente la duración del efecto de los calmantes y bajo su intensidad, así estaría mas tiempo agonizando en sueños…



Charles se despertó sobresaltado por el sonido, agito su mano a la izquierda y golpeo el despertador, mierda otra vez llegaba tarde al trabajo, salto de la cama y se puso rápidamente el traje, bajo con cuidado el tramo de escaleras de madera que separaba el ático donde dormía en casa de sus padres mientras que ponía un cigarrillo en sus labios y buscaba las llaves de su coche, bajo a toda prisa los dos tramos restantes de escalera hasta el sótano, abrió el coche y acciono el mando de la cochera, ambas puertas se abrieron y los faros de Xenón de su Mazda VRX-8 cortaron la oscuridad química de las 7 de la mañana, hacia casi cinco años que no brillaba el sol y cuando lo hacia todo el mundo corría a esconderse, la capa de ozono ya no es lo que era, encendió la radio para oír las noticias pasando de cadena rápidamente, en resumidas cuentas : un nuevo incidente con coche bomba en las cercanías de la mezquita de los Bermejales, Trafico rodado colapsado en la S-30, la S-40 y trafico moderado en las carreteras aéreas, bonito Viernes 10 de Julio del 2015 y la puñetera tormenta Solar en un mes y poco, genial y aun tenia que prepararlo todo, un amigo suyo en paradero desconocido desde su cumpleaños hacia casi tres meses y sus padres de vacaciones que volvían esta misma noche, ¿que mas podía salir mal?


Agazapado donde estaba los matorrales lo cubrían casi por completo, miro su reloj una vez mas, las 07:05 de la mañana, había recibido la señal a través del receptor, su maestro había despertado, debía de sacarlo de allí, ajusto la cinta de su larga y rizada melena rubicunda, ajusto las gafas de visión térmica y en ultima instancia pulso el inyector de epinefrina, lo vio todo mas nítido, mas claro y como el mundo se movía mas lento a su alrededor, agarro el M41A que colgaba de su hombro y salto de entre los matorrales pasando por encima de la valla electrificada, los sensores de movimiento estaban programados para detectar movimientos mas rápidos que los de cualquiera de las rumiantes que allí se hallaban, por lo que tendría que avanzar muy despacio, arrastrándose por el suelo, sin molestar a las rumiantes, si suponía bien acerca del estado de su maestro, al hacer eso prolongaría su agonía varias horas, pero debía hacerlo así para no ser detectado y poder penetrar sin problemas en el complejo Epsilon donde lo tenían retenido , no podía fallarle, a el no...

6 comentarios:

isidro dijo...

Se ve que has estado tiempo inactivo. Muy elaborado el texto.

Bienvenido. :-)

Charles X dijo...

Very well!
Estoy a la espera de saber como continua la historia, dale un par de latigazos al que te revisa los textos para que sea mas rapido (es broma).
A ver que nos depara tu futuro.
Un abrazo

Marqués de Sade dijo...

Esta frase vale un libro:
"Ingrávido en el reino del sueño llego a su puesto de trabajo"
Explota tu lírica, abusa de la metáfora, describe la realidad engalanándola de elegantes recursos estilísticos, y siéntete el mejor de los escritores, deslizando sobre tu pluma tu pasión y tu egregia memoria

SyLº dijo...

gracias por tu comentario. Yo debo decir que tú tienes bastante tacto para estas cosas y te felicito.

Un saludo desde Chile! :)

Plataforma Pro-Cerveza dijo...

Tu sabes que no soy de leer xD a ver si me pillas etilizado y me siento a leermelo entero jua jua

Usul dijo...

Ixildur he estado tiempo sin publicar, de hecho tengo un monton escrito a la espera de la vuelta de vacaciones de mi editor ^^

Espero que os guste el futuro Charles ;)

Gracias Marqués has conseguido sacarme los colores xD

Intento tenerlo y darle profundidad y envolvencia al texto Syl ^^

Odri colega, lo tuyo es beber cerveza y machacar cabezas, deja a los "afeminados" eso de leer xD

Gracias a tod@s por los comentarios ^^